¿Qué es un exploit y cómo protegerse?

Son muchas las amenazas que abundan en la red, y por si fuera poco, son capaces de entrometer a una empresa entera al obtener el control de un sistema informático o robar los datos guardados.

Una de estas amenazas son los llamados exploits, o aquellos errores en el proceso de desarrollo de un software que establecen una oportunidad que los ciberdelincuentes pueden utilizar para acceder al programa de computador, e incluso a todo un equipo.

Los ladrones pueden instalar software malicioso para controlar o infectar el sistema para cualquier fin, y normalmente lo ejecutan sin conocimiento del usuario, y generalmente este se da cuenta hasta que es demasiado tarde.

¿Cómo se clasifican?

Los exploits se suelen clasificar según el tipo de vulnerabilidad a la que afectan, entre estos los de día cero, de denegación de servicio, de suplantación o de XXS.

Generalmente, los provisores de software lanzan parches de seguridad para todas las vulnerabilidades de las que se tienen conocimiento, pero también pueden estar en constante riesgo.

¿Cómo protegerse de los exploits?

Como es ya conocido, las actualizaciones son lo más importante, por lo que es recomendable tener siempre actualizado el software y, en coespecífico, instalar los parches de seguridad realizados por el desarrollador, ya que si el usuario no lo coloca, este no recibirá las indicaciones necesarias del posible virus.

Otra de las recomendaciones sería navegar de forma segura y estar al corriente de las últimas noticias.

Asimismo, es conveniente instalar un antivirus de primera clase que actualice automáticamente todo su software y contar con una estrategia de seguridad adecuada.

Por último, será importante actuar con sentido común y adquirir hábitos de seguridad informática; así como recordar que los hackers solo pueden valerse de exploits si logran acceder a tu equipo, es por ello que también hay que evitar abrir los correos electrónicos adjuntos de proveniencias sospechosas o desconocidas.