¿Cómo librar a tu empresa del cibercrimen?

Actualmente tanto empresas grandes como PYMES se enfrentan a distintos riesgos cada vez más consistentes, ya que a medida de que la tecnología avanza, los cibercriminales también tienen más oportunidades para atacar y encontrar vulnerabilidades de donde sacar provecho.

Es por ello que hoy más que nunca hay que preparar a nuestros negocios, e incluso, a nuestros empleados para enfrentarse a un mundo de posibles ciberataques.

¿Cómo puede afectar el cibercrimen a una empresa?

Ya sea que perdamos los datos de nuestro negocio, de nuestros clientes o seamos objeto de algún fraude cibernético, en la mayoría de los casos una PYME se declararía en bancarrota o cerraría la empresa, al menos temporalmente, hasta que se hallara una solución.

A continuación te proporcionamos algunos ejemplos de ataques frecuentes a las empresas y sus consecuencias:

1.- Con frecuencia podemos llegar a recibir correos de phishing, que nos piden que iniciemos sesión en una página que es similar a la que utilizamos, por ejemplo, la de nuestro banco o la de Hacienda. Si caemos en este engaño pueden tener acceso a nuestros datos y cuentas, y de esa manera extraer todos los recursos de la empresa.

2.- Pueden llegar llamadas de falsos servicios técnicos para convencernos de facilitarles acceso a nuestro ordenador de forma remota y desde ahí obtener datos, ejecutar comandos, entre otras acciones.

3.- En el caso de los routers, si olvidamos optimizar su configuración y le dejamos por defecto, se vuelven vulnerables, ya que cualquier persona con conocimiento de ello podría conseguir la contraseña de este modelo.

¿Cómo librar a tu empresa del cibercrimen?

Muchos de los ataques  que les ocurren a las PYMES están relacionados a la falta de conocimiento y entrenamiento de sus empleados, por lo que ese es el primer punto a tomar en cuenta para mejorar la seguridad de la empresa. A continuación te proporcionamos cinco consejos para protegerla del cibercrimen:

1.- Implementa políticas para la utilización de dispositivos de trabajo tanto en la oficina, como en movilidad, lo cual engloba a portátiles, móviles, computadoras, servidores, entre otros.

2.- Implementa políticas de uso y acceso a la información, y clasifícala para determinar qué datos no pueden utilizarse fuera de la empresa.

3.- Ejecuta respaldos en la nube con frecuencia, y asegúrate de que son seguros y de que puedes recuperarlos cuando los necesites

4.- Realiza una actualización del software y de los antivirus cuando los avisos lleguen, de esta manera evitarás que los ciberdelincuentes tengan un fácil acceso.

5.- Cambia las contraseñas con frecuencia y asegúrate de que los demás miembros del equipo también lo hagan.