Cinco consejos para protegerte del Phishing

phishing

El phishing es la forma que los cibercriminales han encontrado a través de Internet para apropiarse de tus datos personales o información delicada y terminar usándola para su beneficio personal.

Usualmente este tipo de ataques se da mediante el correo electrónico y servicios de mensajería instantánea. El más común es aquel en que se hacen pasar por tu banco para solicitar los datos de tu cuenta bancaria.


Al paso del tiempo este tipo de prácticas también han ido evolucionando y hoy en día es complejo de identificar, pero los siguientes consejos te ayudarán a estar prevenido en caso de caer en manos de un ciberdelincuentes.

¡Me quiero proteger del phishing!

Cada año son miles de personas las que se ven afectadas por este problema. Para que te encuentres más protegido te compartimos estos cinco trucos para protegerte del phishing:

Dile no a las ventanas emergentes o pop-ups. En algunos sitios de dudosa procedencia las ventanas emergentes o pop-ups son algo normal y cuando éstas piden algún tipo de contraseña pueden ser una señal de alerta ante un posible cibercriminal.

Mensajes muy genéricos. Los emails de phishing suelen enviarse a millones de personas por lo que estos correos no suelen tener mucha personalización, es decir, por más que parezca un correo de tu banco, seguirá diciéndote “Estimado cliente, encontramos que su cuenta ha sido bloqueada”

Cuídate del Urgente. La mayoría de los emails con phishing suelen incluir la palabra “Urgente” tanto en el texto del correo como en el asunto, de esta forma es más directo la llamada de atención del usuario esperando una reacción que lo lleve a dar sus datos. En caso de duda, verifica el remitente.

No des clic en ningún vínculo que no conozcas. Por más que insistan en el correo electrónico o en la página web donde te encuentres, si dudas del contenido o veracidad de la información no hagas clic en los vínculos.

Verifica si es real. El más importante de todos los consejos es, usa el sentido común. Si dudas, mejor llama por teléfono a la persona o entidad que te ha solicitado la información y confirma si en realidad ellos fueron los que enviaron el correo electrónico.