Riesgos de utilizar una solución de protección de correo electrónico heredada

¿En tu empresa siguen usando un software heredado que tiene años o incluso décadas de antigüedad? Las razones pueden ser muchas, bien podría ser porque la compañía intenta obtener el mayor provecho de éste o porque los colaboradores ya están familiarizados los suficiente como para pensar en cambiarlo.

Pero, ¿conoces los riesgos que implica el mantener un software heredado en el funcionamiento de las empresas? Dos de los más importantes impactan gravemente en el negocio. Uno de ellos en su seguridad, mientras que el otro puede representar pérdidas financieras a causa de operaciones de negocio afectadas.

4 principales desventajas del software heredado

Dependencia de la plataforma heredada

En algunas ocasiones el producto heredado funciona solamente en un entorno que también es heredado. Un ejemplo de esto se da en un gran número de productos de software heredados que dejaron de funcionar en el sistema operativo Windows desde su versión 7.

Cabe recordar que las nuevas versiones se hacen en respuesta a las necesidades actuales de ciberseguridad y productividad. Como consecuencia, la empresa corre riesgos de seguridad al no poder actualizar su sistema operativo por la dependencia a versiones anteriores de sus productos heredados.

Eliminación del soporte por parte de proveedores

Irremediablemente llegará el momento en que el proveedor de un software heredado decida dejar de dar el servicio de soporte del producto en cuestión dado que ya cuenta con versiones actualizadas. Esto implica que, a partir de ese momento, los riesgos de seguridad permanecen indetectables o bien, no se toman medidas oficiales para solucionarlos.

Falta de escalabilidad

La utilización de aplicaciones flexibles y escalables es importante para toda empresa. El software con estas características evita que se pierdan recursos valiosos recursos al adaptar las aplicaciones a las nuevas necesidades del negocio. En el caso del software heredado es común que no pueda modificarse o expandirse para cumplir con las nuevas necesidades de la empresa.

Falta de regulación

Existe la posibilidad de que el software heredado no siga las regulaciones legales actuales y, si aún lo hace, no pasará mucho tiempo para que deje de hacerlo; lo cual supone un serio riesgo para la empresa.

¿La solución?

Simplemente migrar a un software moderno. Aunque ningún producto está completamente libre de riesgos de seguridad, mantener el software actualizado evita caer en riesgos mayúsculos. Un software actualizado se desarrolla tomando en cuenta las vulnerabilidades conocidas por lo que el soporte y corrección de fallos están garantizados.

Sumado a ello, el nuevo software incluye nuevas funcionalidades, un interfaz de usuario mejorada y más amigable, así como un rendimiento que impacta de manera positiva a las organizaciones.