Información confidencial y correo electrónico, su relevancia en la empresa

La ciberseguridad de una empresa es piedra angular en la continuidad de negocio. Procurarla debe ser una prioridad que abarque todas las posibles amenazas, así como los canales mediante los cuales pueden atacar.

Uno de ellos, y de los más comunes también, es el correo electrónico, ya que es de las herramientas en línea que más se utilizan para la actividad laboral. Pero, en muchas ocasiones, no se protege lo necesario para evitar filtraciones de información confidencial o ciberataques.

Correo electrónico fraudulento, la carta de presentación del ransomware

Existe una nueva generación de correos no deseados que son dirigidos a empresas con el objetivo de robar información confidencial o defraudarlas. Entre los ataques más comunes que son perpetuados por este medio está el ransomware.

El ransomware es un malware malicioso cuyo objetivo es la extorsión de la víctima. A través de él se toma control de los archivos del equipo infectado, negando el acceso al usuario para así exigir un “rescate” que le permita recuperarlos.

Al igual que el phishing  y el pharming, el ransomware generalmente se introduce a través del correo electrónico. El método es simple, el correo electrónico parece legítimo y, por medio de ganchos como premios o paquetes enviados a domicilio, se ínsita al clic. Una vez hecho esto, el malware se instala en el equipo, secuestrando los archivos o el equipo en su totalidad.

Información confidencial, ¿el peligro está al interior de la empresa?

Sumado al ransomware, los peligros a la ciberseguridad que guarda el correo electrónico no son exclusivos de fuentes externas, sino del propio personal de las organizaciones.

La divulgación accidental de información confidencial, clasificada o privilegiada puede resultar en serias consecuencias para la empresa. Un descuido que envíe un correo electrónico a un destino equivocado podría difundir información de valor para la empresa y terceros, clientes por ejemplo, que opten por terminar relación a causa de este error.

¿Cómo proteger el correo electrónico?

Lo mejor para que una empresa tenga control sobre la seguridad de sus correos electrónicos es adquirir una protección integral contra el software malicioso, el correo no deseado y las interrupciones.

Con esta clase protección global la empresa obtiene:

  • Protección antivirus y antispyware
  • Firewall para cada uno de los equipos y los servidores de red
  • Protección de la privacidad
  • Prevención de intrusiones
  • Tecnologías avanzadas para detectar amenazas
  • Antispam y antiphishing
  • Filtrado de contenido de correo electrónico

¿Quieres conocer más sobre este tipo de soluciones? Contáctanos y un asesor resolverá todas tus dudas

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *